Archive Page 2

06
Ago
08

religiosos descontentos

este descontento tiene algo de sagrado, mucho de profano (casi un aquelarre). tengo una Inquisición en mi vaticano, miles de herejes se disputan su hoguera. es parte de la religión, es el impuesto a la subversión, infinitos porcentajes de fieles caídos en mí, en todos. los rituales son un nacimiento de piel y sangre, inconscientes por sí mismos, pero ¿qué recurrencia para romper espejos, y jaquearse?. ese carácter de crédito en el Banco de la Derrota, en bancarrota; me deja pidiendo perdón de rodillas al dios del ateo y tomando la ostia del diván. esa manía de duda metódica es real, y no hay forma de volver atrás (del humanismo!). es mi maldita religión, pero no de papel en blanco. una nota al pie me avisa que algo justo va a pasar, que algo tiene que haber en ese después, eco de algunas músicas. (me lo juro). 12/07/99

……………………………………..

encontré algunas cositas escritas, hace frescancia y tiempo, perdidas por ahí. creo que si algo sabemos y reconocemos de nosotros mismos, son nuestras propias palabras. las formas de decir las cosas, las distintas miradas que hemos tenido, sobre lo mismo, sobre lo diferente. desde aquí, entonces, nos reencontramos con otro yo nuestro, y nos vemos plasmaditos, ahí, en otra situación, en otro momento, pero con sensaciones reactualizadas que nos recuerdan, nos retuercen, y nos reencuentran. también nos odian y nos quieren un poco, así como de reojo.

Si nos damos cuenta de que hoy no escribiríamos lo mismo, de la misma forma, es porque hace rato que somos otros yos*, adulterados** por nuestras propias mutaciones.

* pido gancho: vale convivir con más de un yo

** la adulteración tendrá algo que ver con el adulterio?

Anuncios
03
Ago
08

dónde vas?

para todos y ninguno, la letra de un hermoso candombe en tres del Hugo, de su disco Homework (que en parte la adopté como mueca de mis últimos días, quién sabe porqué?)

Dónde vas?
decime si estás con tiempo,
decilo desinhibiendo,
cantá tus versos al campo y la ciudad…

Cómo estás?
arrullo canto mil sueños
de cantos de sueños bellos
de azules grandes inmensos
y allá vas…

Dónde vas?
decime si estás con tiempo,
decilo desinhibiendo,
cantá tus versos al campo y la ciudad…

Cómo estás?
arrullo canto mil sueños
de cantos de sueños bellos
de azules grandes inmensos
y allá vas…

Cielo sos….

Y en el mar,
sos canción,
canción que se canta sola,
de cuna, canción que me hace
ofrecerte mi corazón

Para vos,
corazón…

Cielo sos,
corazón,

Sos canción…

Dónde vas?
decime si estás con tiempo,
decilo desinhibiendo,
cantá tus versos al campo y la ciudad…

Cómo estás?
arrullo canto mil sueños,
de cantos de sueños bellos,
de azules grandes inmensos
Y allá vas…

Cielo sos…
Para vos,
Corazón…

Corazón,
Sos canción,
Mi canción…

Es gracioso, ma non tanto, pero al menos yo me sorprendo de la gente que desaparece como por arte de Tu-Sam, o implosiona, o es abducida por algún agujero negro, en esos momentos de disfrute, de compartir algo/s con alguien/es… es como si algunas personas quisieran retener en su retina el auge de los momentos, y cuando se ven venir la caída… se desvanecen, justamente, allí. Desaparecen. ¿dónde vas? Es una conducta que me causa un poco de gracia y que en parte ya he aprendido a predecirla de aquellos seres anti-presenciales-de-la-dispersión-de-un-momento. Pero, al fin y al cabo, todos vivimos corriendo, de acá para allá, ¿dónde vas?, no sé, pero voy… por las dudas voy, me voy, rajo, corro, me corro, huyo… no importa tanto de qué, sino la dinámica, el correr mismo… me voy de algo que no me gusta, de algo que me gusta mucho, de algo que no me banco, de algo porque no me la banco, de algo que no puedo evadir por desición propia, de algo que no puedo terminar de decidir, de algo que ni siquiera quiero saber.

Qué pasaría si uno se quedara / se? tendríamos muchas mas cosas para contar, sobre lo que ahora nos estamos perdiendo? no, tal vez nos arrepentiríamos. no, tal vez seríamos felices. de todas formas, el ‘no’ ya se antepuso.

poqué nos vamos? porqué no llegamos?

Algo que me comunica desde siempre con muchas personas que quiero, es la mismísima música, en todas sus formas, creo que todos y cada uno pueden encontrarse y encontrarme allí. Los que me conocen, sabrán los porqueses (?) y mucho más. Los que no me conocen, pueden aprenderlos si tienen ganas.

En el fondo, uno, siempre sabe.

dónde vas?

23
Jul
08

into the wild

‘Ninguna felicidad es verdadera si no es compartida’

nada, eso.

14
Jul
08

implosiones

Creo que a veces adoptamos conductas ‘cósmicas’.

Ojo, no me estoy poniendo esotérica (los que me conocen sabrán que, lamentablemente, no me permito conscientemente creer ni en el horóscopo).

Me refiero a las situaciones que nos ubican en, como el nombre del post (por ejemplo) implosionar. A veces la realidad ‘se nos presenta’ y hay que actuar. Y juntamos, juntamos, guardamos en algún lado, con tanta velocidad y vehemencia, que no tenemos tiempo de elucubrar organización alguna, superados por nuestra propia cotidianeidad; y nuestro sistema operativo interno no encuentra forma de desfragmentar nuestro disco rígido, los objetos simbólicos no encuentran encastre posible.

Y ahí, depende de cada personalidad, la implosión, o la explosión.

Particularmente soy partidaria de la primera opción. Claro, sin intención de evangelizar al respecto, por el contrario, muy a mi pesar; por lo cual infiero que más que partidaria soy adversaria padeciente de esa condición.

A veces quisiera aprender a explotar, para saber qué se siente dejar mis moléculas esparcidas por ‘mi’ cosmos, para dar cuenta real y concreta de que uno es, ahora, así, acá, vive, siente, de esta forma; y no implosionar, y así negativizar o poner en contrafase esas mismas moléculas, cargadas de tanta vida simple y compleja.

Pero ‘permitirse’ explotar no es una empresa menor. Por empezar, la sociedad occidental está, desde siempre, orientada a una linealidad direccional que nos ubica en ‘hacer la cola’ hacia el paraíso, dejando de lado las pasiones humanas, en busca de una redención trascendental. Desde esa mirada, también, casi ‘cósmica’ (aunadora), lo atómico, la cotidianeidad de hoy: trabajar, producir, acumular, ser ‘alguien’ en la vida. Para obtener una eternidad en el cielo, con la tierra ‘ganada’.

Sí, es patético, y a la vez tan concreto, y tan instalado en cada gran y pequeña acción humana, que a veces nos olvidamos de nuestra subjetvidad, nuestra propia y única construcción como sujetos atravesados por esa linealidad pero emergiendo siempre y nuevamente transversalmente a y de esa linealidad (y con hablar de linealidad ni siquiera estoy considerando cuestiones relativas a la temporalidad!).

Dos grandes teorías, opuestas, sobre la naturaleza humana, nos dicen: el hombre es un ser solidario por naturaleza, la sociedad como tal se basa en esa pre-condición social (el amigo Jacques Rousseau). En las antípodas: el hombre es un ser egoísta por naturaleza, necesita siempre un grado de coherción, externa, para poder vivir en sociedad (el famoso ‘Leviathán’, del amigo Thomas Hobbes).

Y si las dos posibilidades tuvieran su grado de verdad? si realmente los hombres vivieran naturalmente entre esas dos posibles condiciones? o acaso no nos demuestra constantemente eso, ‘la vida misma’?. Está bien, dirán, ‘hoy somos todos relativistas’, y la verdad es que me rompe bastante las pelotas encontrarme con los relativistas ortodoxos y dogmáticos, tan respetuosos de las infinitas posibilidades de ‘hacer las cosas’, que se desvanecen en la nada, son un bleff, agua, ME ABURROOOOOOOOO!.

Digo, a hacerse cargo: el relativismo tiene sus propios límites, y uno vive de una forma elegida (dentro de los límites impuestos), porque considera a esas elecciones como ‘las mejores’ dentro de sus posibilidades. Por lo tanto, no cuesta tanto admitir que, de alguna forma, todos llevamos nuestro pequeño ‘grado de verdad’, internamente. Por algo elegimos lo que elegimos y NO otras muchas cosas posibles, caramba!. Entender y respetar que otras miradas sobre el mundo son posibles, no nos permite pensarlas como infinitas elecciones posibles propias. Entonces, al pan pan, y al vino vino (o al vino, Toro, como en los 80’s). A pesar (y gracias a eso) el mundo vive en conflicto. Vivimos en conflicto. Externo, interno, nacional, génerico, sexual, físico, moral. Caso contrario, no existirían hitos o eventos en la historia (objetiva y subjetiva!), si no fuera así no podríamos siquiera pertenecer a un cuadro de fútbol, o a tener un disco favorito. Señores! en dónde quedan las emociones? padeciendo mi ser racional acérrimo, concibo mi irracionalidad como necesaria e inherente, con los vaivenes que me permito…  o acaso ninguno de nosotros vive enfrentado a elecciones egoístas y solidarias, constantemente? lamentablemente hemos vituperado demasiado el primero de los términos, y lo hemos transformado en una conducta peyorativa.

Permitirse explotar es entrar en conflicto, con uno, y con los demás, que reciben esas moléculas sin pedirlas. Es, de alguna forma también, elegir compartir las miserias y las pasiones humanas de hoy y ahora. Si uno sabe rodearse de gente que puede recibir esos residuos sin condenarnos, sino transformándolos, la vida tiene un poco más de sentido. Pero también es una tarea propia y dirigida el saber que esa gente está allí, recibiendonos en infinitas partecitas, y sabemos que estaremos allí cuando la viceversa ocurra.

Y vuelvo al cosmos y al psicoanálisis: todo es energía, que se mueve, fluye, cambia de forma, muta. A veces de formas menos abruptas, sino de formas cuasi imperceptibles segundo a segundo; a veces, estructuralmente, alla Hegel, dialécticamente (de todas formas esa estructura dialéctica podría ser entendida también desde una mirada microscópica, por eso más que negarla, la adoptamos microscópicamente).

Pero me gusta pensar más en figuras móviles, fluctuantes, ‘redondas’, frente a las estancas, ‘cuadradas’.

Por lo tanto, quisiera aprender a explotar un poco más cotidianamente, y dosificar así el filtro de mi desagüe, antes de que rebalse; y no esperar tanto a una revolución estructural, cuando eso tiene un costo interno tan doloroso.

moraleja: ninguna.

Ahora sí, muchachada, aprendamos a explotar un poco más, y va a desaparecer el laboratorio creador del clonazepam.

besos, marieta

11
Jun
08

paciencia

Aún cuando todo pide un poco más de calma
Hasta cuando el cuerpo pide un poco más de alma
La vida no para
(…)
Mientras todo el mundo espera la cura del mal
Y la locura finge que eso todo es normal
Yo finjo tomarlo con calma

El mundo va girando cada vez más veloz
La gente espera del mundo y el mundo espera de nosotros
Un poco más de paciencia

Será que es el tiempo que le falta para percibir
Será que tenemos ese tiempo para perder
Y quien quiere saber
La vida es tan rara (Tan rara)

Aún cuando todo pide un poco más de calma
Hasta cuando el cuerpo pide un poco más de alma
Yo sé, la vida no para (la vida no para no…la vida no para)


Esta es la letra de un hermoso tema de Lenine, músico brasilero al cual tuve oportunidad de escuchar la semana pasada en el gran Rex, junto a varios amigos y compañeros de autopista en camioneta desequilibrada para acá.
A veces estaría bueno poner en el freezer o en pausa algunas cosas de la vida, mas qué significaría eso? que uno se olvida (cual Eterno Resplandor…), se despreocupa, soluciona, o qué? el tiempo que uno tarda en poner las cosas en el freezer es tiempo perdido para resolver. Para eso, mejor las ponemos en el microondas, y que se resuelvan más rápido.
Aún así, acaso no estaría bueno? por un ratito? pensarlo como que una mañana nos levantamos y pensamos: bueno, por hoy me saco la piel que tiene tatuajes de esta cantidad de cosas X sin resolver, y me pongo otra, un poco mas nuevita… total, a lo largo del día los tatuajes se van esculpiendo solitos. Y para dormir, nos desnudamos nuevamente, pero de esa nuevita piel, para ponernos un pijama de carne viva y un sombrerito con pompón. En el mundo onírico estamos más denudos que nunca, no importa lo que vistamos.
sweet dreams!
26
May
08

engripación

pará.

basta de esperar

en los dias

en las puertas

en los circulos

en lo que crece

en mi tiempo.

es mi tiempo

y el de otras puertas.

………………………………………………………………………

ayer amanecí sin poder hablar. no fue un problema motriz, sino una de esas circunstancias en las que (como en el post anterior) la garganta duele a mil alfileres, y hablar se convierte en un esfuerzo físico y energético no espontáneo.

como siempre, cada vez que suceden situaciones que cohartan nuestra (mi) conducta cotidiana y obvia, me digo ‘claro, qué sería de mí si no pudiera hablar nunca, si ésta fuera mi realidad?’; estoy renguita de la voz, cieguita de palabras.

nunca me aguanté mucho tiempo sin poder hablar.

pero aparentemente estoy por transitar unas épocas experimentales.

cual final de interludio en chacarera, me autodigo: ‘adentro!’.

24
May
08

reencuentro

reencuentro con la escritura semi-automática, como el lavarropas, cosas que salen así salpicándose unas a otras, o al revés, ordenaditas, limpitas, buenitas.

sentarse a escribir sobre porqué no funcionan las cosas es bastante obvio, terrible, morboso, necesario, angustiante, oscuro, recurrente, coherente, aburrido, uffff.

solo sé que hoy-ahora estoy triste.

casi que ni me atrevo a escribirlo de tan.

tan triste.

como si al ponerlo en palabras se activara la palanquita de la tristeza y del llanto-llano.

hablarlo, darle entidad, ser (cómo se llamaría la tristeza si no se le hubiera llamado tristeza?)

causa-efecto, acto-error, hola-buaaaaaaaaaaaaa.

llanto de esos de girondo, a lágrima viva, como coco, como niño.

que no te deja tragar y te agarra una tos de esas que ¡mi madre!

el rictus de la cara muta a tiburón, todos los rasgos se abajan, los ojos pesan desde las cejas, la garganta es un nudo de corbata y parece que alguien te está frunciendo la médula, que contrae todas esas células de por alrededor, que andan por ahí nomás. la chinada de los ojitos y los gestos te muestran todas esas arrugas que nunca sabías que habían estado ahí, debajo de la piel, esperando sus 15 minutos de fama.

pero ese llanto que te ahoga y te hace hablar para adentro… para qué quiero hablar para adentro? para eso pienso y ya, o será que ponerlo en palabras no mentales sino literales-acústicas, le da corporeidad a ese llan-llanto?

bueno, bueno, ya… que de tanta tristeza más de uno se pone muy triste.




cosas que pasan, o no

un cajón de armario lleno de muñecas viejas, bichitos de luz, pedazos de papel recortado, souvenirs kitch, flores disecadas, boletas de Edelap, y letras de canciones que no existen.

almanaque non sense

diciembre 2017
L M X J V S D
« Sep    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031